lunes, 19 de junio de 2017

13 razones para no leer 'Por 13 razones'

Por 13 razones es el libro de Jay Asher que Netflix ha puesto de moda. Se ha convertido en bestseller y todo el mundo habla de él (o, al menos, de la serie). Yo tenía muchísimas ganas de leerlo, ya que me habían dicho que era un relato contra el bullying muy conmovedor... Me temo que este libro no solo no ha cumplido con mis expectativas sino que lo he odiado bastante.


Como siempre, esta es una reseña subjetiva y todas las opiniones son libres y respetables. Si vosotros lo habéis leído y os ha gustado, me alegraré mucho, significará que no sentís que habéis perdido el tiempo como yo. Cabe añadir que no he visto la serie, solo he leído la novela. A lo mejor la serie es maravillosa, pero después de leer el libro, no tengo ningunas ganas de verla.

Si no tenéis ni idea de qué trata esta historia, os dejo la sinopsis de Casa del Libro:

Apenas han pasado dos semanas desde el suicido de Hanna, cuando Clay encuentra una misteriosa caja en la puerta de su casa. La caja contiene unos casetes que serán el comienzo de un perverso juego que involucrará a todos los responsables de la muerte de Hanna.

Y estas son las razones por las que no me ha gustado:


  • Porque no anima a luchar, sino a rendirse. Hanna está sufriendo bullying y esta es una denuncia muy clara en el libro, hasta ahí todo bien. Pero en vez de luchar contra los que la tratan mal, darse cuenta de lo que vale, recuperar su autoestima y salir adelante, se suicida. Habrá gente a la que le parezca muy conmovedor o diga "pero es que no todo el mundo es tan fuerte", vale, pero en mi caso creo que el mundo ya está bastante mal y la función de los libros es hacernos sentir, abrir nuestras mentes y traernos esperanza. Hay mucha gente que sufre y se rinde, PERO TAMBIÉN hay mucha gente que sufre Y SALE ADELANTE. Una canción decía: "Si te hacen daño los demás, ¿por qué tú también te lo haces? Es darle la razón a los más tontos de la clase".
  • Por el tremendo machismo. Todo el acoso contra Hanna comienza porque la tratan de "facilona", besa a uno y el tío ya dice que le ha metido mano. Luego todos se intentan aprovechar de ella. En primer lugar, ¿y si realmente se lía con todos, qué pasa? Estamos en el siglo XXI en un país libre, una chica puede hacer lo que le dé la gana; y que se líe con uno, no quiere decir que se quiera liar con todos. Y no son solo los chicos los que la desprecian, sino que las chicas también temen acercarse a ella para no tener la misma reputación. Sin embargo, ¿por qué los tíos que se quieren liar con Hanna no son tratados de "putos" y "facilones" también? Si hay libertad, que la haya para los dos sexos; si hay que juzgar, que se les juzgue por igual.
  • Porque rechaza la soledad como si fuera un pecado. La vida está llena de fases, hay años en los que estás más solo y otros en los que se te juntan planes con tres grupos distintos en un solo día. Pero, ¿qué problema hay en estar solo? Desde el principio de los tiempos ha habido ermitaños, monjes y gente que, simplemente, está bien así. Además, sobre todo en nuestra generación y en Occidente, hay mucha gente que vive y muere soltera. ¿Y qué? Este libro dice que si estás solo unos cuantos meses del curso, ya te tienes que suicidar. Pues mira, como dice el dicho: "Mejor solo que mal acompañado". 
  • Porque Hanna no tiene padres. En realidad, Hanna sí tiene padres, pero no aparecen en todo el santo libro más que un par de veces y por encima. Si una persona está sola, sin amigos, novio, etc., normalmente recurre a su familia. Hanna es capaz de contarle su problema a extraños, orientadores y profesores pero no le dice nada a sus propios padres. Es que sus padres ni están. Todo el libro se centra en que Hanna se mata porque nunca tuvo "un amigo", pues si no tienes amigos y no quieres estar solo, habla con tus padres, date una vuelta por el parque y conoce gente nueva fuera del instituto, métete en un foro de Internet, pero leches... Parece que la chica no tenía más mundo fuera del aula, y eso es hasta surrealista. Además, siempre se está quejando de que nadie se ponía en su lugar... ¿Acaso ella al suicidarse pensó en su familia? ¿Pensó en cómo se iban a sentir o en que les iba a destrozar la vida? Fue egoísta.
  • Porque "la opinión de los demás importa más que la tuya". Básicamente la cosa está en que si te hacen bullying, no tienes esperanza, te tienes que matar. La única forma que tienes de superar el bullying es "que los demás compañeros te ayuden". O sea, que toda la novela consiste en depender de los demás, nunca de uno mismo. Hanna depende de la opinión de los demás, a los que trata de caer bien; depende de los abusones, que la llevan al suicidio; depende de los profesores y los compañeros que puedan evitar su muerte... Depende de tooooodo el mundo. ¡Depende de ti misma, drama queen! Si el príncipe no va a salvarte del dragón, sálvate tú sola. Así es la vida. 
  • Porque, realmente, no da ninguna clave para acabar con el bullying. Como he dicho antes, parece que la única alternativa al suicidio es "tener un amigo" (que, por cierto, eso no acabaría con el bullying, seguramente).
  • Porque no es realista. Si realmente una persona está anímicamente tan destrozada como para suicidarse, no va a tramar "un super plan conspiranoico" para grabar casetes (encima, casetes, no hay otro soporte) y mandárselos a la gente que la ha tratado mal y a los que no la han tratado mal pero no la han tratado bien. A los primeros no les va a importar un pijo y a los segundos, ¿para qué enviárselos? ¿Para hacerles sentir culpables? Realmente, habrán cometido errores, pero ellos no tienen la culpa de que te suicidaras. La culpa es tuya y solo tuya, fue tu decisión. No puede ser que gastes tu última voluntad en echarle la bronca a un chico porque no se decidió a tiempo a pedirte que fueras su novia. Eso es una parida y es muy injusto. Y si tantísimo dominio tienes de la palabra y tan segura estás de lo que dices, ¡HABERLES DICHO TODO ESO A LA CARA EN VIDA! ¿Qué sentido tiene morir y dejar unas cintas? Haberles dicho exactamente todo eso a la cara, tal vez habrían podido cambiar las cosas gracias al diálogo (de hecho, muchos se arrepienten). No era tarde, nunca es tarde.
  • Porque la moraleja deja mucho que desear. La moraleja del libro, ¿cuál es? ¿Hazte amigo de las víctimas de bullying para que no se suiciden? El libro no se dirige a la víctima para que luche (más bien, le dice que se rinda), ni al abusón para que cambie su actitud. El libro se dirige a los testigos. No voy a decir "pasa de todo, no es asunto tuyo", pero si la víctima no habla y cuenta lo que pasa (que es lo que el libro debería motivar) el resto no puede hacer nada (porque no saben qué sucede). Cuéntalo a compañeros, profesores y A TUS PADRES (que son realmente los que van a ir a dar la cara al instituto). Pero si Hanna lo llevaba tan en secreto, ¿cómo quería que se enterasen los demás? ¿Leyéndole la mente? En los institutos siempre hay rumores de todo el mundo, y lo único que los testigos pueden hacer es ignorar esos rumores, no reírle las gracias a los abusones y no rechazar a la víctima. Una cosa es eso y otra es estar moralmente obligados a convertirse en sus mejores amigos por pena. Por mucho que quieran, no pueden ser salvadores de alguien que no ha pedido ayuda (¿y cuál era exactamente la ayuda que quería Hanna, que Clay se ofreciera a ser su novio?). Un amigo ha de quererte por tu forma de ser. Un compañero solo está obligado a respetarte. No puedes obligar al resto a que sean tus amigos, y menos si no te abres a ellos un poco. Si Hanna hubiera pasado de los rumores y hubiera sido ella misma, probablemente todo se habría quedado en simples palabras, la cosa no habría ido a más y habría conseguido hacer alguna amistad. La moraleja del libro es "ten pena de las víctimas" (aunque lo disfraza de "empatía"), cuando la moraleja debería ser "RESPETA a los demás, y si eres una víctima, sé seguro de ti mismo".
  • Porque es Crónica de una muerte anunciada versión moderna-adolescente. Cuando sabes lo que va a pasar y más o menos por qué ha pasado, el resto del libro es relleno. Admito que del hastío me saltaba algunas páginas. Faltaba misterio. Al menos en la obra iberoamericana te mantenías en tensión para saber quién lo mataba y por qué, aquí ni eso.
  • Porque está sobrevaloradísimo. La razón principal es que la serie gusta, y la gente que ha visto la serie y ha leído el libro por lo general opina que el audiovisual le da mil vueltas a la novela [cuando, normalmente, es al revés].
  • Porque es muy redundante. Aunque está bien escrito, repite las mismas cosas una y otra vez, se hace pesado.
  • Porque los personajes son más planos que una tabla de planchar. Y eso que se supone que, al ser un thriller psicológico, deberían tener un mundo interior muchísimo más rico.
  • Porque, como está de moda, está bastante caro. Es la razón menos importante, pero es una razón al fin y al cabo.

Y por mi parte esto es todo. Estas son mis conclusiones. No voy a decir que sea el peor libro que he leído en mi vida (ese puesto lo ocupa Últimas tardes con Teresa), ni siquiera puedo decir que sea un mal libro, es entretenido. Pero esperaba infinitamente más y me ha defraudado de forma garrafal. No lo recomiendo. Si acaso, ve la serie.