miércoles, 6 de septiembre de 2017

Reseña: 'El museo de la lluvia'

Autor: Ibán Sánchez Macanás


Editorial: Tandaia

Número de páginas: 136

Año de edición: 2016

Sinopsis: Grance, el planeta en el que la lluvia puede matarte o convertirte en una celebridad… y es que en este lugar nunca llueve agua. Así es el mundo en el que habitan dos jóvenes hermanos que han perdido absolutamente todo y que harán lo imposible por sobrevivir en las calles de Aitía, una importante ciudad en la que parece que todo es perfecto y nada puede salir mal. Sin embargo, hasta una sociedad perfecta como Aitía tiene desechos y desperdicios, entre los que se incluyen algunos de sus habitantes, gente que no comparte los mismos valores y principios, por muy perfectos que sean, e inadaptados con mutaciones genéticas cuyos poderes pueden cambiar las vidas de las personas que les rodean.

Esta obra ha visto la luz gracias a la pluma del autor murciano Ibán Sánchez Macanás, licenciado en Ingeniería de Telecomunicaciones que compagina la escritura con su trabajo como consultor informático. Se trata de una novela corta de ciencia ficción.

En primer lugar voy a referirme a este libro de acuerdo a su estética. Debo decir que la portada me parece fascinante, el título atrayente, la maquetación muy aceptable y además no tiene ni una sola errata. A nivel de presentación se lleva mis dieces. Cabe mencionar que es un libro cortito y que tiene una tipografía muy grande, de modo que se puede leer perfectamente en una tarde si te pilla inspirado/a.

Pero, como es evidente, no voy a centrarme solo en lo visual y lo "bonito". Refiriéndome a la escritura he de decir que el autor sabe perfectamente cómo transmitir sus ideas y cómo hacernos empatizar con sus personajes. Sin embargo, a veces su pluma peca de efecto Sherezade, y con esto me refiero a que empieza la página contándote lo que está haciendo un personaje y luego comienza a explicar, a indagar, a contarte su pasado y su presente, a hablar de otro personaje... Y al final se te olvida en qué escena estabas o qué estaba haciendo el personaje cuando el autor empezó a hablar. Personalmente soy más partidaria de que las acciones expliquen a los personajes, pero esto es siempre subjetivo. Que se dieran muchos rodeos y que sea una escritura llena de oraciones subordinadas hace que no pueda decir que la escritura de Sánchez sea sencilla, sino que la posiciono más bien en un nivel medio-alto. Muy adecuada para lectores habituales o esporádicos, pero no tanto para las personas que no están habituadas a leer, y más en un género como la ciencia ficción.

De esta novela lo que más me ha gustado es el mundo que ha creado el autor. Grance es un planeta lleno de detalles, con su propia historia, sus propios misterios y su propia ciencia. Me ha entusiasmando que cada 75 años haya una "lluvia" en la que llueven objetos extraños y meteoritos del cielo que pueden destruir ese frágil mundo, pero me he quedado un poco decepcionada al ver que... [ALERTA, SPOILER ⚠⚠⚠⚠⚠] esa lluvia nunca llega a suceder 😟 Pero centrándonos en lo bueno, le dedico un aplauso a la minuciosa confección de este nuevo mundo, a sus detalles, a las notas que hay al principio de cada capítulo con pequeñas explicaciones del mismo... Me ha hecho sentir dentro de ese universo, noto que he podido viajar a Grance.

Esto en cuanto al universo, ¿y los personajes? En pocas palabras diría que son pocos pero intensos. En realidad solo hay cuatro personajes si no contamos a aquellos de los que se habla pero que no aparecen. Todos hombres 😕 Normalmente podría criticar que el sexo femenino no esté representado, pero en una novela con tan poquitos personajes y con una trama sencilla, tampoco me voy a indignar, puedo entender la decisión del autor. Estos cuatro personajes son únicos, con su propia personalidad, sus propios sueños y sus propias ambiciones. Están muy bien construidos y son personajes "grises", quiero decir que no son blancos o negros, no son buenos o malos. Hacen lo que creen necesario para conseguir sus objetivos, simplemente eso. Me parecen muy humanos.

Tal vez la trama es algo simple, el libro algo corto y el desenlace un poco predecible, pero no ha estado nada mal. Creo que si algo me ha gustado más que la trama es el conjunto de reflexiones que se esconden entre líneas. Hay mucha crítica política y reflexión filosófica en las líneas del libro. Me ha gustado que se analicen y se propongan nuevos modelos socioeconómicos. Me ha parecido que se comparten ideas muy interesantes con la moraleja de que ningún sistema es perfecto e infalible. 

Es una lectura ligera de ciencia ficción perfecta para una tarde de estas en las que quieres un chute de entretenimiento.