viernes, 8 de diciembre de 2017

Reseña: 'Escala de grises'

Autor: Vélez del Río


Editorial: Afronta Editorial

Número de páginas: 221

Año de edición: 2016

Sinopsis: Las tierras verdes quedarán arrasadas por los áridos vientos del desierto, es la guerra, se acerca, la siento cerca. Soy un elfo. Mis brazos tiemblan por el esfuerzo, llevo muchas horas vertiendo la sangre del invasor, pero no entrará, son mis bosques, esta es mi casa, mi hogar. Soy un caballero. Acato mis juramentos hasta la muerte, la mía o la de los enemigos de mi soberano. Cumpliré la misión que se me ha encomendado aunque sea lo último que haga. Soy un aprendiz. La magia inunda mi cuerpo como el aire mis pulmones. Esta no es mi guerra, pero me han empujado a ella y pese a los poderes que tengo, desconozco qué destino me aguarda. Soy la reina. La corona aún no ha dejado marca en mi cabeza pese a su considerable peso. Cuidaré de mi pueblo, torturaré a los traidores y nunca dejaré caer mi hermosa ciudad, Calamansa… ¿Y tú?, ¿quién eres en esta historia?

Escala de grises es el comienzo de la primera saga de fantasía medieval escrita por Vélez del Río.

Se trata de una novela muy entretenida. Creo que podría definirse con esas dos palabras. Es muy amena de leer, la lectura se hace ligera y es muy difícil aburrirse. Está escrito de una forma diáfana, sencilla, sin grandes florituras, de modo que es un libro óptimo para aquellos que solo leen de vez en cuando o para los que están empezando a meterse en el mundo literario.

Los personajes están bien construidos, no puedo decir que tengan las personalidades más profundas que haya visto en la literatura fantástica, pero están bien traídos. El autor ha hecho un buen trabajo con los personajes, pero no tanto en su caracterización como en sus relaciones interpersonales... Todos los protagonistas y personajes secundarios están relacionados de diferentes (e insospechadas) maneras, y aun así todos sus vínculos tienen sentido y son (según mi punto de vista) lo que más engancha y llama la atención del libro.

Como curiosidad y punto positivo, he de decir que me alegra mucho haber encontrado por fin un libro de fantasía basado en un universo mágico de estilo medieval en el que haya igualdad de género. Empezaba a cansarme leer fantasía medieval que con el pretexto de la verosimilitud sea capaz de ponerme dragones pero me meta a todas las mujeres en la cocina. Aquí personajes femeninos y masculinos tienen el mismo estatus y eso se lleva mis dieces. Tal y como yo lo veo, así atraerá a muchos más lectores.

Desde mi punto de vista, es un libro en el que la originalidad brilla por su ausencia. Mundo de fantasía, escuela de brujería dividida en casas, elfos, orcos, guerras mágicas... Nada nuevo bajo el sol. Pero pese a no ser revolucionario ni novedoso en su temática, sí que es un libro que exprime bien su potencial y le da un giro a un tipo de universo que ya estaba muy trillado. En resumen, aunque no sea original, está bien traído.

En general, lo recomiendo.