martes, 26 de diciembre de 2017

Reseña: 'Saga Sentenciado. Eclosión'

Autor: J. Gragera


Editorial: Autopublicado

Número de páginas: 497

Año de edición: 2016

Lugar de edición: España

Sinopsis: En otoño de 2018, un poderoso y contagioso virus artificial capaz de traer a los muertos de vuelta a la vida transformados en depredadores ávidos de sangre, fue liberado en trece de las ciudades más importantes del mundo. Ahora, la Tierra es un gigantesco campo de concentración del que no se puede escapar, custodiado por seis mil millones de cadáveres andantes cuyo único objetivo es devorar todo lo vivo y en el que la esperanza de un futuro mejor es, sencillamente, una utopía por la que muy pocos están dispuestos a pelear. Acompaña a once supervivientes en su lucha por sobrevivir en un mundo sentenciado donde ya no importa quién eras, sólo lo que estás dispuesto a hacer para vivir un día más.

Jesús Gragera es técnico de Audiovisuales. Su primer contacto con el mundo de la escritura vino de la mano del grupo de guionistas freelance "El Alambique de Ideas", con cuyos compañeros publicó la recopilación de relatos cortos de terror Las mujeres son malas (Ed. Atlantis). Este es el primer tomo de la saga Sentenciado, que ya cuenta con la primera parte Eclosión y con la segunda, Metamorfosis.

Sentenciado. Eclosión es una novela de distopía, ciencia ficción y terror perteneciente al género Z (zombies). Se ambienta en el año 2018, en España (concretamente, una parte importante de la trama sucede en Madrid). Está narrada en tercera persona, y cada capítulo sitúa el foco en un personaje distinto que ha sobrevivido a la Eclosión, es decir, al apocalipsis zombie.

Tengo que reconocerlo, esta novela me ha encantado. Admito que ha sido mi primer libro de género Z, ya que era un tipo de literatura contra el que tenía ciertos prejuicios... Había visto varias películas y series de zombies y todas eran iguales: hay un apocalipsis zombie, empieza a morir gente, si te muerden te vuelves uno de ellos, persecuciones y huidas. Como mucho cambiaba el origen de los zombies (zombies resultado de la experimentación o zombies traídos desde los infiernos por Satanás), o si los muertos vivientes eran más lentos o más rápidos... Nada nuevo bajo el sol. Pero este libro me ha hecho darme cuenta de que lo más interesante de las novelas Z no son los propios zombies, sino el análisis (y también la crítica) del género humano... De cómo las personas pueden actuar en situaciones extremas.

Al final, los zombies eran lo de menos (más allá de la continua sensación de peligro que le pone al lector los pelos de punta). Lo importante eran los personajes, sus decisiones, su evolución... Había muchos y con personalidades muy bien definidas y diferentes. El debate del bien contra el mal impregnaba cada situación, y las pinceladas de crítica social (y crítica al capitalismo) eran muy gruesas. El autor saca a relucir lo peor y lo mejor del ser humano y lo deja al descubierto frente al lector para que este lo juzgue. Me parece que los personajes, que son la espina dorsal de la novela, han sido creados de una forma muy inteligente.

Como es costumbre en mis reseñas, ya he contado un poco cómo es la novela, he dicho lo que más me ha gustado y lo que me ha llamado la atención... Ahora toca decir algo que no me ha gustado tanto. En medio de la historia aparece un personaje del que se dice que puede tener autismo, pero me parece que está muy estereotipado. Es el típico autista que nos ha vendido Hollywood tipo Sheldon Cooper o The good doctor, pero la realidad es que el comportamiento del grueso de las personas con TEA difiere mucho del perfil de este personaje. Como no conozco al autor no puedo saber si él ha tenido la oportunidad de tratar con personas con esta discapacidad, pero, a simple vista, no lo parece (y si lo ha hecho, ha dado con los casos verdaderamente excepcionales). Cuando se incluyen personajes con discapacidad intelectual en las novelas hay que hacer una labor de investigación previa, ya que en el caso contrario se crean personajes estereotipados que ayudan a propagar tópicos poco realistas.

En general ha sido una novela que ha conseguido engancharme e intrigarme. Me ha generado curiosidad por un nuevo género que no acostumbro a leer y me ha hecho pasar un buen rato. La recomiendo.

¿Y a vosotros? ¿Os gusta el género Z? ¡Decídmelo en los comentarios!